YO SOY EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA (MENSAJEROS DE VIDA EN MP3 - Rubén Darío Hoyos)



DESCARGA el audio mp3 o escucha en línea, al famoso predicador y cantautor internacional, hermano Rubén Darío Hoyos, en esta preciosa prédica, ampliamente recomendable.





SINOPSIS:


Cuando tienes contigo al Autor de la vida, el reino de la muerte cede terreno ante ti, porque "Yo soy el pan de vida. El que venga a mí, no tendrá hambre, el que crea en mí no tendrá mas sed (Jn 6)".

Todo el que ha tenido un encuentro con Cristo, la primera invitación que el Señor le hizo fué ser su discípulo; y nuestro encuentro con El no fue por pura casualidad o un encuentro fortuito, sino una cita divina que el Padre Celestial ya había programado desde toda la eternidad, "Todos los que el Padre me da, vienen a mí; y a los que vienen a mí, no los echaré fuera (Jn 6)". Por lo tanto El NO dejará que ninguno se pierda, de los que vienen a El.

Para injertar un árbol, primero hay que cortar, y luego insertar el injerto. Por eso el Señor primero corta en nosotros lo que no sirve, para luego injertar sus virtudes en nosotros e injertarse El mismo en nosotros, pero para eso primero hay que ser sus discípulos.

Solamente así seremos capacitados para transmitir la vida divina de Cristo, para DAR VIDA al mundo, pues nadie da lo que no tiene: "Yo soy la vid, ustedes los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante, porque sin mí no pueden hacer nada (Jn 15)".

Cuando entendamos que solo entregándonos a Cristo seremos agentes vivos y vivificantes, solo entonces habrá esperanza de alcanzar la santidad que Dios tiene y quiere para nosotros. Solo así y con vida de oracion y sacramentos, seremos las manos, los ojos y la boca de Cristo; con nuestro testimonio de vida y amor al prójimo, hasta que en verdad podamos decir: "ya no vivo yo, es Cristo quien vive en mi (Gal 2)". Pero, ¿que más es dar vida al mundo?




(Puedes ajustar el volumen en la barrita horizontal)



AP-PROHIBIDO DESCARGAR ESTE OBSEQUIO.doc

AP-PROHIBIDO DESCARGAR ESTE OBSEQUIO.doc